Imprimir

Tercer Debate Nacional de Enfermería - Segundo Foro

Publicado en Tercer Debate

 

 

Prof. Director Dr. Hugo Rodríguez Almada

Director del Departamento de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.

 

"Me parece importante que se pueda reflexionar y discutir en beneficio fundamentalmente de la profesión, del sistema de salud y los amparos.

En primer lugar quiero referirme a la ley de enfermería y en segundo lugar me a la formación legal en la carrera de enfermería. Con respecto al primer punto no me voy a referir  la ley de enfermería que está en el derecho positivo uruguayo, ni a la reglamentación, ni a los reclamos del reglamentación, quiero referirme de manera abstracta a la importancia que tiene que en un país exista una ley de enfermería, eso en sí mismo ya es algo bueno, mas allá de que pueda parecernos buena mala o regular. Sin hacer un orden jerarquizado, para la profesión de enfermería es muy importante que exista una ley, en primer lugar porque jerarquiza y reconoce a esta profesión que no es cualquier profesión de la salud, sino que es una profesión sumamente relevante  del cual no todo el mundo es consciente del rol que juega, la importancia que tiene, en primer lugar nosotros los médicos, tal vez no tengamos aquilatado o presente en el día a día cuál es el rol que cumple dentro del sistema de salud y de las instituciones, la labor que hacen los enfermeros. El hecho que  exista una ley nacional que establezca condiciones, obligaciones para el ejercicio y que establezca las áreas que tiene actuación legítima legal, es un reconocimiento importante a la profesión y yo diría antes que eso que es un reconocimiento más como profesión.

El hecho que exista una ley ayuda a consolidar uno de los pilares que tiene el concepto de profesión, que es el reconocimiento social de la tarea que realiza ese grupo de personas que maneja determinados conocimientos, habilidades y destrezas, en este caso la enfermería.

Es importante para el SNIS, o sea es integrado, es importante para la asistencia y las organizaciones porque contribuye a ordenar, a establecer roles, a determinar responsabilidades y en definitiva a un mejor desempeño sistémico  en el área de la salud y todo esto redunda en un beneficio para los enfermos.

En realidad todas estas preocupaciones que existen por reglamentar profesiones, por establecerlas, por determinar los marcos de actuación y los límites de las actuaciones,  no es una lucha corporativa para ver quien agarra una tarea más o menos, en realidad el verdadero significado trascendente, es si esto se termina expresando en una mejor asistencia para las personas que requieren de los profesionales de la salud.

Desde el punto de vista médico legal, que es a lo que me dedico, yo quiero señalar algo que no es una novedad y es que el sistema de salud está en todo el planeta, esta sumamente determinado, observado e influenciado por los problemas legales y judiciales. Toda la actuación de los profesionales en muy buena parte está determinada por consideraciones legales y jurídicas o por fantasías jurídicas, de que yo hago esto porque si no hago tal cosa puedo ser responsabilizado judicialmente.  Todo lo que lleva a una lógica perversa que en la profesión mía la llamamos medicina defensiva y que se puede definir de una manera muy sencilla, la medicina que se hace no pensando primeramente en el beneficio del paciente, sino pensando en el beneficio del profesional, para el caso de que alguna vez alguien  haga un reclamo.

Ejemplo: La persona se pegó en la cabeza, va a consultar, no perdió conocimiento, es sano, fue un golpe leve, ¿qué indicación tiene?, un poco del hielo y si le duele analgésico. Es lo que corresponde. Radiografía de cráneo y tomografía de cráneo, no está indicado, ¿en algún  libro dice que hay que hacer eso? No. Entonces lo sometemos radiación doble para no encontrar nada, ¿porque lo hacemos? Porque si me hace un reclamo yo compruebo que le hice todo.

Con esa lógica casi cae el sistema de salud en EEUU, porque los costos de la medicina defensiva eran mayores que los costos de las pólizas de seguro, más los costos de las liquidaciones de las empresas que perdían. Era más lo que se gastaba por protegerse de lo que no podía pasar, que el problema que se quería evitar. Esa conducta defensiva tan perversa, también puede invadir la enfermería y pueden hacerse cosas por temor que uno no haría si no estuviera presionado, si no se tuviera un temor de que pudiera ocurrir algo así.

El hecho que exista una ley que establezca claramente las funciones de la enfermería  no es una vacuna total contra el problema, pero contra algunas cosas nos va a proteger y constituye una manera de tener reglas claras de saber lo que se debe y no se debe hacer. Esto es lo que se llama en términos jurídicos la lex artis o ley del arte, es un parámetro de lo que corresponde hacer  a un profesional que actúa en momento y en lugar dado. No es lo mismo como se actúa en a la mitad del campo donde no se tiene nada, que como se actúa en un CTI con un paciente entubado.

Esa lex artis es ad hoc, es históricamente concreta pero es la medida que existe de lo que se debe hacer y no se debe hacer, de manera tal que dicho termino es muy grosero, el apartamiento de esa lex artis de esa ley del arte, es lo que puede dar lugar a responsabilidad especialmente cuando eso se deriva un daño para  un paciente.

Toda la presión mediática, la fantasía  de la medicina defensiva  nos llevó a algunas falsas creencias, una de las principales es que los reclamos derivan de los errores que provocamos o en que incurrimos los profesionales de la salud. Y no tiene absolutamente nada que ver, son dos universos aparte de  manera tal que un profesional de la salud puede hacer un acto profesional ejemplar que está indicado, que cumple con las reglas y recibe un reclamo porque hubo un defecto indeseado o no existió una buena comunicación. Y puede pasar que un médico cometa un error y le mate a media familia y reciba a fin de año un regalo por todo lo que hizo por esa familia, es decir, lo que determina que exista un reclamo o no, no es definitivamente el error médico  o la calidad de los actos profesionales, sino que es la percepción de los usuarios y sus familias de como transcurrió el hecho, y eso tiene que ver con la comunicación, con formarnos en dar malas noticias, con no generar expectativas en las posibilidades del equipo de salud como si lo pudiéramos todo, tiene que ver a veces con saludar a la persona, con mirarla a los ojos cuando le hablamos que a los médicos nos cuesta mucho. Tiene entonces mucho más que ver con la relación humana y con la comunicación que verdaderamente con la calidad técnica del acto médico…

Otros ejemplos de la medicina defensiva que también lo veo a veces en enfermería y en pacientes de forense, un ejemplo concreto: una niña de 9 años llegó a una mutualista con una herida contusa en un labio mayor en la vulva y se hizo un denuncia policial por probable abuso sexual, ¿alguna vez vieron un abuso sexual que provoque una herida contusa en un labio de la vulva? No. Y ¿no se preguntó a la niña que le paso? La trajeron los padres estaba corriendo en clase abierta de natación, se resbaló y cayó encajada. Y ¿te perece que eso es posible? Sí. Entonces ¿para qué hiciste una denuncia por probable abuso sexual? Para cubrirme. El hombre hasta hoy está en vueltas. Hasta los límites que puede llevar estas desviaciones en lo que es realmente como tiene que actuar un profesional en cuidar a los enfermos y a su familia y a su entorno cuando anteponemos esa locura de que todo el mundo quiera hacernos un juicio entonces yo me cubro.

…Los médicos ahora tenemos una nueva que decir, ahora para crecer, tenemos que estudiar derecho y no medicina, y yo digo no! lo único que hay que estudiar es medicina, si estudias medicina y no atropellas los derechos de los enfermos no hay forma que alguien te haga un juicio. Un juicio con mínimas pretensiones, como poder pueden, pero que tenga la más mínima chance no hay manera. Lo que se tiene que estudiar es la profesión, no es que tiene que saberse el código civil para colocar una vía, hay que hacer las cosas que uds. saben que hay que hacer.

Pero sí es importante, y en particular en un sistema tan complejo como la salud y en un sistema donde las relaciones interprofesionales son tan complejas como las de la salud, es muy importante que conozcan aspectos legales, las obligaciones y deberes de la profesión, que conozcan los derechos de los usuarios y también sus propios derechos.

A mí me parece que cabe hacer una formación legal, incluso médico legal mínima pero seria para la profesión, me parece que está muy bien que se formen en la importancia de los documentos medico legales, que se formen en historia clínica, en los certificados, en  la responsabilidad profesional, que se formen en las cuestiones básicas que tiene que ver con el quehacer cotidiano.

Y coincido plenamente con la decana que si tenemos oportunidad de aunar esfuerzos y que con servicios que ya están constituidos pueda trabajarse conjuntamente, es mucho mejor  a que en cada lado de la universidad se invente una catedra con dos personas  para desarrollar lo mismo, por razones de desarrollo académico, razones de masa crítica, razones de eficiencia en los costos. Está muy bueno que pudiéramos hacer esa sinergia que se planteaba recién en la presentación y lo mismo con la parte ética y bioética, en nuestra facultad se da el caso que coincide en mi pero es realmente una casualidad y la lucha mía es que a gente no confunda los problemas legales con los problemas de bioética. Una cosa es una rama de la filosofía aplicada a la salud y a la vida y otra cosa es la ley que si tiene relación con la ética pero no es lo mismo y no esta bueno confundirlo. También me parece que cabe y en esto es probable que este mas avanzado una formación sistemática en esta materia que tiene que ver con los valores que se manejan en la profesión.

Así que yo quiero felicitar a toda la profesión al a facultad y a los otros estamentos que tiene que ver con la profesión  por éstos logros que están obteniendo, estoy convencido que contribuyen a fortalecerlos como profesión y que en la medida que se afiance todo esto, es una buena contribución al sistema de salud por el impacto que esto puede tener en un mejor funcionamiento del sistema y de la interrelación de sus componentes y sus profesionales"…

 

 



Prof. Margarita Garay

Presentación Margarita Garay

"Yo les voy a hablar de la ética y aspectos legales en el plan de grado, en el plan de formación permanente y también voy a hacer una mención a la ley.  Nosotros enseñamos la ética y los aspectos legales en los tres módulos de las enfermerías integradas.  En adulto y anciano, en materno infantil, y en niño y adolescente.

La bioética en enfermería es conocer aspectos deontológicos y legales que nos regulan para que también tengan una adecuada calidad los usuarios, para que los estudiantes sean  capaces de fundamentar acuerdos y desacuerdos y desarrollar una capacidad autocritica, por eso se les pide muchas veces trabajos para poder acreditar la materia, que adquieran conocimientos jurídicos y bioéticos para la aplicación en la profesión y también se trabaja sobre el código de ética internacional y regional…

Bioética está presente en los tres módulos del segundo ciclo de la carrera, como ya les dije  es una materia independiente y también está en el tronco común de las 3 maestrías de salud mental, gestión y primer nivel como la forma de deontología, siempre traemos especialistas y hacen una mesa redonda donde la catedra de medicina siempre participa.

El modulo adulto y anciano es el primero  empezamos con la ética, la moral, la deontología y la bioética, hacemos también referencia a la historia, los principios, los derechos humanos, los derechos del paciente, el consentimiento informado y el secreto profesional. También hacemos mucho hincapié en la importancia de los registros a través de las 3 bioéticas. Empezamos con la historia clínica en adulto y anciano, los registros, los aspectos ético-legales en la práctica de enfermería, la responsabilidad profesional, los códigos de enfermería de la FEPPEN del CIE y del regional que es el del CREAM.

En materno infantil, la anticoncepción y la fertilización asistida, los aspectos ético legales materno infantil e incluimos desde que empezó la ley el IVE la interrupción voluntaria del embarazo todo lo que tiene que ver con los aspectos ético-legales desarrollando también un curso sobre ese tema con especialistas que trabajan hace muchos años en el tema. La legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo que es importante que las mujeres la conozcan, está en la página de mujeres para que puedan entrar y ver todos los pasos que se dan con el IVE.  Y la asistencia a pacientes con HIV sida.

En niño y adolescente tenemos la ética, la investigación con seres humanos, legislación en salud mental, la Ley del Psicópata y Derechos del enfermo mental, esta ley está cambiando se hizo todo un trabajo con psicología, con el programa nacional de salud mental, con los familiares, con los siquiatras, y la ley está en stand by en algunos aspectos.    Los derechos del niño y el adolescente y la violencia institucional.  Todo lo que tiene que ver con violencia institucional, con el mobbing, con el acoso, todos esos temas se tocan.

La metodología son exposiciones teóricas de los docentes, incorporamos la plataforma Uneva porque lo dictamos en las 4 sedes y eso hace que nosotros tengamos que optimizar los recursos porque la docente es una sola y a veces se da simultaneo en toda las sedes. El problema es que los estudiantes entran poco a la EVA y no entran en los foros y es un tema que vamos a tener que estimularlos a que utilicen esta herramienta que es muy valiosa si uno la usa bien.

La mal praxis, la administración de fármacos, la violencia en el niño, en el adulto mayor, en la mujer que es la violencia doméstica y el consumo de sustancias psicoactivas que se llama hoy a las adicciones.
Después tenemos las tutorías docentes para la acreditación del trabajo final y los cursos semipresenciales, el CURE en Rocha, CUR en Rivera, el CUS tiene su equipo docente en Salto y el de Montevideo. Ahora estamos en la etapa de salud mental terminando la de materno.

La acreditación se hace con un trabajo grupal donde nosotros tratamos de que se discutan grupalmente casos clínicos y que también articulen con conocimientos teóricos reflexionando según el nivel en el que están de la bioética, una reflexión del rol profesional y este año pusimos en práctica un proyecto piloto que no salió del todo bien   sobre la elaboración de videos pero nos faltó algo como una prueba, lo hicimos y a muchos estudiantes les salió bien, a otros no tanto y ahí pongo la responsabilidad nuestra como docentes y pensamos que pare el año que viene no solo lo vamos a incorporar en bioética sino que también va a ir para epistemología…

Las actividades de posgrado congresos de medicina intensiva, de todos los congresos nos invitan, hacemos actualización en enfermería, cursos de formación interinstitucional, estuvimos en muchas instituciones, Don Orione, Clinicas, Vilardebó. También este año hay un curso sobre los dilemas éticos en la atención de enfermería, cuales son los dilemas éticos que se nos presentan, las dudas, las temáticas.    El aspecto ético legal del ejercicio, la mal praxis, los factores de riesgo y prevención en la práctica, bioética del cuidado humano, aspectos éticos y jurídicos en el manejo del paciente con adicciones que es bastante complicado, que podemos y no podemos hacer, el cuidado ético en la administración de fármacos, los aspectos del cuidado al final de la vida del paciente oncológico, urológico y con traqueostomizado. La responsabilidad profesional en limitar el soporte vital y el equipo de bioética se ha formado ha hecho los cursos de UNESCO a distancia, la profesora Otarola junto con la profesora Umpiérrez,  ellas conforman el comité de ética de la institución donde los trabajos de investigación todo lo que tiene que ver con el trabajo docente ellas son las que los auditan, la maestría, el modulo deontología que yo se los nombre, y teleconferencias en el ministerio de salud. El equipo es,  la profesora Rosario Gularte con Picción fueron los primeras que lo dieron hace muchos años. Primero fueron Meliá, el Prof. Álvaro Díaz con Vázquez Sanabria y Sebastián Castrillón que es el que se encarga de la Uneva.

Ahora los alcances y desafíos que tenemos son: incorporar nuevos aspectos éticos de las temáticas  que vayan surgiendo en el plan de estudios, estamos en una revisión y actualización de la bibliografía porque así lo pide la acreditación, no está resultando muy difícil tenemos un dilema con eso porque la bioética tiene mucho material.

Proponer, se incorpore esta materia a la currícula, como en carreras del área salud para promover una actitud crítica y de cambio de las prácticas profesionales.

El interés nuestro de recuperar la humanización del cuidado en la práctica profesional. La creación de una comisión de ética en la Facultad de Enfermería, que ya está creada pero deberíamos de ampliarla con egresados, estudiantes, que para que funcione como una comisión estaríamos necesitando que se incorporen.

De la Ley de enfermería que es la Ley Nº 18815, que con Álvaro seleccionamos  entre sus artículos más relevantes desde la bioètica: "A través de todas sus acciones la enfermería observa, garantiza y aboga por el respeto a la dignidad del ser humano, reconociendo el derecho de todo habitante a recibir servicio de enfermería de calidad y cantidad suficiente". 

Mercedes: los compañeros en esta presentación no incluyeron un programa nuevo que es el de las especialidades.

Margarita: no porque nosotros estamos participando en las especialidades como part time, nosotros nos integramos a las especialidades con determinados temas, tenemos casi pronta la especialidad de salud mental y psiquiatría, estamos viendo la bibliografía y el equipo docente una vez que este todo pronto la vamos a poder poner a disposición y justamente hay aspectos de bioética que están incluidos".

Prof. Mercedes Pérez: … "Quisiera comentar un poco en relación al comité de bioética que no es de aspectos legales pero tiene cosas que colindan y se superponen, el comité de bioética de la facultad es solamente para el análisis de situación  para investigación, no tenemos lo que tiene que ver con ejercicio profesional ni a otros aspectos. Si bien e principio la propuesta era mucho más amplia, las personas que están conformando ese comité plantearon tener competencias como para participar en la evaluación de trabajo de investigación y lo que tiene que ver con los aspectos éticos de la investigación y no tenían formación en relación al resto por lo tanto nos quedó como esa otra área pendiente de analizarla que nos ha generado algunas dificultades porque hemos tenido situaciones en las cuales se nos han hecho consultas, situaciones mismo de la facultad donde hubiéramos tenido que intervenir y hemos tenido que formar comisiones ad hoc en el momento que luego de terminado el abordaje del tema se desarman.  No hemos conseguido tener una comisión permanente que vea lo que tiene que ver con el ejercicio profesional. También nos ha pasado como facultad, con dificultades en el funcionamiento del colegio profesional la facultad se ha visto "sobrecargada" de consultas o  de pedido de opiniones en relaciones a aspectos que son más del ejercicio profesional y desde la facultad no contamos con todas las condiciones necesarias para poder asesorar a los servicios o a los propios profesionales que hacen consultas"…

Prof. Margarita Garay: "Una aspiración de la profesora Araceli Otarola y también de Inés es formar la unidad de bioética en el futuro y que puedan dedicarse realmente a este trabajo"…

 

Dr. Fernando Rovira
Derecho Sanitario y Enfermería. Aspectos legales y laborales.

 

…"Haciendo un relevamiento de la ley, hay tres temas que a mí me interesan por razones de especialidad y por haber trabajado en ello que son: la salud y seguridad en el trabajo, la seguridad del paciente y la objeción de conciencia.

Seguridad y salud en el trabajo es un tema que en esta facultad se estudia y se ha estudiado muchísimo, de hecho mi introducción a la temática de la seguridad provine de un proyecto de investigación que se llevó a cabo entre la facultad de derecho y la facultad de enfermería hace ya unos cuantos años donde investigamos las condiciones de trabajo del personal de enfermería, en relación a seguridad y salud, con un producto muy interesante que tiene vigencia, porque habla de la exposición de trabajadores de enfermería a los riesgos laborales, que como uds. saben, prácticamente todos los factores de riesgo laborales están presentes en los ambientes sanitarios de trabajo.

Este es un tema que ha sido muy estudiado por ustedes. Entonces elegí estos dos temas el de objeción de conciencia y seguridad del paciente porque son temas de mucha actualidad y resulta de ellos una implicación de los que es otras ramas del derecho con el derecho sanitario. Derecho sanitario que aún en nuestro país no es una nueva rama de derecho con autonomía, no es como el derecho civil, ni penal ni laboral, es una disciplina que está en ciernes por decirlo de alguna manera, es una disciplina que se está abriendo paso. En otras legislaciones latinoamericanos ya goza de este estatuto de disciplina autónoma, entre otras cosas se enseña en las universidades como una materia especifica el derecho sanitario o derecho a la salud, de la salud, recibe distintas denominaciones.

En nuestro camino todavía no, pero va camino a constituirse en una disciplina autónoma  por una razón de peso, que es a raíz de la reforma de la salud, ustedes saben se llevó adelante a partir de los años 2006, 2007 en adelante y se ha legislado mucho en materia sanitaria. Yo diría que en el primer periodo de esa legislación era una legislación que tenía que ver con la creación del SNIS y con los aspectos organizacionales del SNIS tanto a nivel público como privado. Justamente la denominación de integrado es porque convergen en nuestro sistema  en una solución muy interesante a nivel de los países latinoamericanos, se integran en un mismo sistema lo público y lo privado que genera una situación interesante porque uno ve cómo evolucionan los prestadores públicos, como evolucionan los prestadores privados  y lo fundamental, como complementan servicios que es un tema de mucha actualidad.
Toda esa primera etapa legislativa muy rica, fue de tipo institucional, de tipo organizacional marcado en lo que es el derecho público, en todas las normas administrativas que generaron el sistema, descentralizaron a ASSE que era un organismo desconcentrado dentro del MSP hicieron que actualmente el MSP ejerza la rectoría exclusivamente y se haya desprendido de la parte asistencial que la tiene ASSE como servicio descentralizado. 

En la segunda etapa podríamos decir que se empezó a legislar en relación a reconocimiento de derechos subjetivos de usuarios, de pacientes derechos subjetivos de colectivos de personas, que a partir de ese reconocimiento de determinados derechos, vinculados a la salud sexual y reproductiva, vinculados al inicio y la terminación de la vida, etc, también contribuyen a generar ese conglomerado normativo, legislativo, que sirven de fundamento para considerar que el derecho sanitario, el derecho de la salud, es un derecho que va en vías de autonomizarse como una rama más del derecho.

Estos dos temas implican categorías conceptuales que provienen de otras disciplinas y que al ser tomadas por las normas jurídicas se juridizan  y consecuentemente es deber de nosotros que somos operadores jurídicos, que somos técnicos o especialistas en derecho, de explicitarlos, desarrollarlos y de armonizarlos. Para que su irrupción en el campo jurídico a partir de las normas de salud no colidan con otras disposiciones del ordenamiento jurídico nacional, civil, penal,  administrativo y demás, en forma que el sistema jurídico tenga esa debida correspondencia y armonía en la aplicación de la normativa.

La seguridad del paciente ha sido definida como la ausencia, prevención y minimización del daño producido por el proceso de la atención sanitaria. Esta definición la dio el profesor francés Pincent y lo primero que uno se pregunta en una aproximación al tema ¿cómo es posible que a partir de una intervención sanitaria, de un proceso asistencial pueda ocurrir algún daño? porque tenemos que buscar la ausencia, la prevención o la minimización de ese daño que en principio los que no estamos en el ámbito de la salud como personal asistencial, nos preguntamos cuando nos aproximamos al tema.

Y uds. más que nadie como licenciadas y licenciados en enfermería saben que los procesos de atención a la salud son cada vez más complejos, implican interacción de los profesionales de la salud  con máquinas, sustancias, con distintos factores que existen no solo en los hospitales, sanatorios, consultorios, en las propias casas de los pacientes que pueden generar un daño. Y es un daño que hay que de alguna manera prevenir, tratar de evitar, porque según sea, el grado de evitabilidad de esos daños va de un 40% a un 80%. Los más evitables son los daños que se producen por la operativa diaria  que tiene que ver con el suministro de medicación, con el movimiento o traslado de los pacientes, por problemas en la comunicación de las novedades que tienen que ver con ese paciente, los cambios de guardia suelen ser sumamente riesgosos, en esas situaciones se da lo que se conoce con el nombre de efectos adversos que se dan diariamente y que el grado de evitabilidad va aumentando en relación directa con la gravedad del evento. Los procedimientos desde el punto de vista técnico más complejos, más invasivos, quirúrgicos y demás donde pueden ocurrir eventos adversos pero que la posibilidad de evitarlos disminuye.

En nuestra concepción jurídica existe la premisa de que quien ocasiona un daño tiene la obligación de reparar ese daño, y que el daño es el resultado de un hecho o conducta ilícita, de un comportamiento culpable de quien  produjo el daño, y una relación de causalidad entre esa conducta y el daño. Entonces cuando ocurre un evento adverso cuyo origen no es la conducta del trabajador en este caso de la salud, sino que la causa del evento adverso es una falla sistémica, es una deficiencia del sistema que facilita la ocurrencia de ese acto, ese evento adverso, la mirada jurídica se detiene frente a eso desde una perspectiva sanitaria. No porque se desconozca que cuando hay una conducta ilícita que ocasiona un daño, hay principio de responsabilidad por quien ejerce el acto o quien incurre en esa conducta, sino porque desde el punto de vista del sistema sanitario lo que interesa no es identificar y sancionar culpables sino corregir las fallas sistémicas. Entonces ahí viene el quiebre respecto de lo que son las normas de derecho tradicional, lo que implica la responsabilidad civil contractual o extracontractual del derecho civil, lo que implica la responsabilidad en el ámbito del derecho penal o la responsabilidad laboral de quienes cumplen con su deber asistencial como trabajadores de la salud, y en ese quiebre que introduce la llamada estrategia de seguridad del paciente, de alguna manera se bifurcan los caminos en el sentido siguiente, en la medida  que se reconozca que el evento adverso se debió a una falla sistémica, desde el punto de vista del hecho sanitario lo que interesa no es encontrar al culpable y sancionarlo sino corregir el error.  Naturalmente eso requiere de un proceso de investigación que nos permita decir efectivamente estamos frente a un evento adverso producido por una falla del sistema y eso es lo que se conoce con el nombre de análisis causa raíz, donde se produce un hecho de estas características, fallece un paciente o determinada situación concreta en un hospital, sanatorio o en un consultorio de una profesional, interviene un equipo especializado en seguridad del paciente que hace esto que se llama el análisis causa raíz, para determinar si efectivamente estamos frente a una falla del sistema que permita darle desde el punto de vista sanitario un tratamiento específico a esa situación que nos saque de la visión tradicional de encontrar al culpable y aplicarle todo el rigor de la ley a través de un sumario administrativo, si es un trabajador de la órbita publica o a través del poder disciplinario del prestador privado si trabaja en la salud privada. Una vez que se constata desde el punto de vista técnico por parte de profesionales especializados en la disciplina de la seguridad del paciente, se constata que es un evento adverso producido por una falla sistémica, ahí se desencadena un proceso diferente al que se desencadenaría en una visión civilista o penalista de la situación, y es encontrar la falla para poder corregirla.

Dejando de lado el tema de la responsabilidad individual, esto es importante que se conceptualice, porque para poder llevar adelante este tema de la seguridad del paciente es necesario que todos cambien su cabeza desde los profesionales de la salud, los directores o quienes gestionan servicios de salud, los usuarios, necesitan un cambio de lo que es esa concepción tradicional, represiva del acto cumplido con una consecuencia dañosa para el paciente.

Todos sabemos que el principio que regula la asistencia de salud es el principio primum non nocere, de que lo primero es no hacer daño al paciente y se presume que nunca existe intención de dañar. El ubicarnos en ese principio en concreto y decir dejemos de lado la búsqueda de responsabilidades personal y veamos en forma disociada, incluso con la identificación de los actores que intervinieron en ese proceso de salud que genero un daño, a ver que fue lo que determino ese daño…

Identificada entonces esa causa, se sigue adelante con el proceso que lleva a la corrección de ese protocolo defectuoso desde el punto de la regulación en la institución sanitarios, esos vicios o fallas que produjeron este daño.

Lo que es muy importante y comienza por cambiar la cabeza, es la notificación de los eventos adversos, porque la tendencia más generalizada a nivel de salud, tanto de quienes dirigen como de quienes trabajan, es la de esconder los efectos adversos porque se asocian siempre con la posibilidad de ser culpabilizados, cuando en realidad desde el punto de vista de la doctrina universal en esta materia, sobre todo la doctrina europea que es muy rica en seguridad del paciente, se considera que el trabajador  de la salud es la segunda víctima, es quien más sufre la exposición pública y además su propia conciencia  de haber intervenido en un proceso que termino con la muerte o el daño del paciente.

Por tanto lo primero es comunicar el evento adverso, si no se notifica es imposible que se puedan seguir con los otros pasos que implica hacer el análisis causa raíz para determinar que se trató de una falla sistémica y el ultimo eslabón de esa cadena que es corregir el error sistémico para que no se vuelva a repetir el evento adverso que genero el daño.

Luego de esta notificación del evento dañoso lo segundo más importante es el del análisis conjunto dónde la participación de los trabajadores involucrados es fundamental, y también es fundamental la intervención de los pacientes que puedan haber estado involucrados en el hecho  para determinar la causa de ese daño. Y finalmente la corrección de los procesos y procedimientos. Pero tenemos un gran problema que requiere de una legislación, que de alguna manera regule la seguridad del paciente, porque actualmente no tenemos una ley que la regule, que permita que se pueda desarrollar en términos adecuados y sin que implique situación de riesgo para las personas que se animen a denunciar el evento adverso. Y toda esta operación que nosotros llamamos análisis de causa raíz, si la trasladamos a lo judicial, a lo que puede ser la actuación judicial frente a la ocurrencia de un hecho que genero un daño, es muy conocido a lo que se conoce con el nombre de una pericia, se hace un peritaje para ver lo que paso.  Y una vez que se hace ese peritaje y se determina porque ocurrió el hecho, quienes fueron las personas, que en lo posible tiene que estar disociadas, innominadas, una vez hecho ése análisis causa raíz, que es un producto jurídico, aunque no intervengan abogados en la causa raíz, que lo hacen los médicos especialistas en seguridad del paciente, pero es una prueba desde el punto de visto jurídico, que a quien resultó dañado por ese evento adverso, constituye una tentación muy grande para hacerse de esa prueba para hacerla valer en un juicio para responsabilizar al prestador de salud público o privado,  o a los profesionales intervinientes en los procesos. Porque si bien el análisis causa raíz no dice quien intervino, a partir de ahí es muy fácil definir quién era el médico de guardia, o la licenciada a cargo cuando se produjo el hecho.  

Entonces esa situación q hoy tenemos en que se dispara el procedimiento de seguridad del paciente, se hace el análisis causa raíz,  los medios de comunicación que siempre juegan un rol determinante es estas situaciones, que están como aves de rapiña morbosamente sobre el hecho, hacen público que fueron los representantes a cargo de la seguridad del  paciente, hacen un peritaje y todo lo demás y a los pocos días tenemos un oficio del juzgado en el prestador de salud público o privado, donde nos piden que agreguemos el análisis que hicieron los especialistas en seguridad del paciente.  Y ahí se pudre todo, porque el que denuncio ya no va a querer denunciar más, porque los que llevan adelante el análisis técnico causa raíz, no quieren exponerse para ser citados por el juzgado para exponer lo que constataron y porque llegaron a esas conclusiones y mucho menos a que se les pregunte quien era el médico o la nurse de guardia. Se produce una retracción y lo que está pensado como una estrategia de defensa del sistema para mejorar la calidad y la seguridad de la atención se transforma en un boomerang para los que denuncian el evento adverso, para los que intervienen en el proceso del análisis causa raíz y entonces se desbarata todo lo que tiene que ver con esta estrategia de seguridad del paciente que repito, lo que busca no son culpables, busca encontrar la falla del sistema para corregirla. 

¿Cómo se resolvería esto? Bueno, de alguna manera se resolvería encriptando esta información, encriptarla significa que los jueces no puedan tener acceso a la misma que en un sistema de derecho resulta algo bastante difícil de lograr en el marco de la constitucionalidad o  legalidad  porque los jueces tienen derecho en la búsqueda de la verdad material de disponer aquellas medidas que entienden contribuyen a esclarecer los hechos y a encontrar la verdad material. De manera que esa encriptación de la información es de dudosa legalidad.  Entonces lo que hace el derecho comparado, que es derecho de otras naciones, de otros países, para regular esto es acompañar esta estrategia de seguridad del paciente con un sistema de mediación a nivel de los prestadores de salud que implique que cuando ocurre un evento de este tipo y se conoce cuál es la causa del evento, el prestador se pueda adelantar a lo que es un pronunciamiento judicial, convocar por su parte o a través de un tercero cuando el sistema implica la mediación llevada adelante por otro cuerpo diferente que no es la institución, que pasa a ser juez y parte, de alguna manera si nosotros la erigimos en el mediador, generalmente se acude a mediadores que pueden ser colegios médicos, asociaciones de escribanos, ese tipo de organismos, un sistema de mediación consagrado por ley, que permita que el hecho de haber detectado que el evento adverso se produjo por una falla sistémica, tal la posibilidad  de que ese conflicto se solucione porque siempre vamos a tener una víctima que va a demandar porque es quien sufrió el daño y a esa víctima le es inoponible que le digamos que eso se debió a una falla sistémica. Siempre quien sufre el daño es quien va a reclamar y va a ir a la vía judicial a presentar un oficio donde pide que se le dé el resultado del análisis causa raíz, esa es a la persona que hay que indemnizar. Pero ahí está la ventaja que tiene el procedimiento de seguridad del paciente, le permite a la institución prestadora conocer cuál fue la causa, y en la medida que la causa sea una causa que le sea imputable, porque no descartamos situaciones que el daño haya sido dado por una mala praxis profesional y eso es otra cosa,   donde ahí recobran vigencia y no merecen ser cuestionados la puesta en funcionamiento de la aplicabilidad de las normas civiles, penales, administrativas, laborales, lo que fuere, acá estamos hablando de fallas del sistema, cuestiones que no son atribuibles a los trabajadores de la salud sino que son atribuibles a ese sistema, que el que organiza los sistemas de salud es el responsable final. El proceso de seguridad del paciente le permite al prestador decir si, acá hay una responsabilidad, yo la asumo y me adelanto, al procedimiento judicial, que voy a tener en mi contra. Y a través de una instancia de conciliación o de mediación la posibilidad entonces de reparar el daño en términos no judiciales, por medios extrajudiciales de solución de los conflictos, como  son la conciliación, la mediación, a veces el arbitraje es otra modalidad. De manera que esas son las fórmulas que se han encontrado para poder hacer compatible esta estrategia de seguridad del paciente con el orden público, que determina que los jueces puedan requerir todas aquellas pruebas que estimen necesarias para averiguar la verdad material. Y nos despojamos del tema de la responsabilidad individual porque ahí va a ser el prestador cuya falla sistémica genero el daño quien envía de mecanismos de solución forzosos porque la mediación voluntaria generalmente nunca va a ser seguramente aceptada  ni por el paciente que sufrió el daño sino que seguramente van a ir a la vía judicial,  pero si una previa conciliación o mediación forzosa que ermita resolver en términos amigables. Es una oportunidad que tiene los prestadores para no solo corregir la falla del sistema a efectos de que el evento adverso no se vuelva a producir sino para adelantarse lo que pueda ser una condena judicial en términos a veces poco razonables y resolver esa reparación del daño a través de estos métodos extrajudiciales de resolución de los conflictos..
Las conductas disruptivas dentro de los servicios de salud perturban el trabajo del equipo de salud y están individualizadas en conductas con nombre y apellido, se sabe quiénes son, cuando hablamos de disrupción hablamos de todas aquellas hipótesis de acoso laboral, de incumplimiento de órdenes, desobediencia reiterada, de procedimientos que se cumplen de forma distorsionada, de los problemas de relacionamiento entre el personal sin llegar al acoso laboral sexual que se ve en al ámbito de los equipos de salud. Esto de las conductas disruptivas tomo mucho auge a raíz del episodio de los dos enfermeros que fueron procesados y ahora al cabo de todos estos años fueron absueltos porque desde el inicio era claro que no había una responsabilidad al menos penal. Acá me voy a abstener del caso concreto, cuando existen conductas disruptivas que generan esa alteración del ambiente de trabajo  facilita la ocurrencia de eventos adversos.

Hay toda una estrategia enmarcada en la seguridad del paciente para el tratamiento de las conductas disruptivas que implican distintas fases,  una primera fase donde al disruptivo se le habla por parte de su superior inmediato, se trata de analizar la razón de la inconducta donde nunca se pone en juego la personalidad de ese trabajador, importa la conducta, no la personalidad, la personalidad no la podemos cambiar, lo que podemos cambiar es la conducta, cuando se repite la conducta una segunda fase donde ya empezamos con un principio de responsabilidad y de advertencia o de apercibimiento a quien pueda incurrir en esa conducta  hasta una tercera donde nuevamente después de negociar con el disruptivo poder ejercer sobre el ejercicio del poder disciplinario para poner fin a la situación. Y en esto se enmarca lo que se estila que es una fórmula muy importante que son los acuerdos de comportamiento dentro del servicio o unidad asistencial,  que implica como un decálogo, que no tienen que ser 10 reglas,  un elenco de comportamientos que se estima que todos deban adecuarse a ellos para que el servicio funcione como debe. Y esto acompaña el tema de las estrategias en relación a estas conductas disruptivas que pueden estar en la base de lo eventos adversos.

Vamos a la objeción de conciencia, porque me interesa la objeción de conciencia? Porque ya tenemos leyes que recogen a texto expreso la objeción de conciencia. En el Uruguay como no tenemos servicio militar obligatorio no se hablaba de  objeción de conciencia, esta nace en España con el servicio militar obligatorio, por eso España tiene legislación y tiene una doctrina muy avanzada en este tema. Pero en la medida que en esa segunda fase de la legislación sanitaria que yo señalaba  que corresponde más al último quinquenio donde se aprobaron una serie de leyes que reconocen derechos de colectivos de personas empieza a aparecer el derecho de la objeción de conciencia me refiero a la ley de interrupción del embarazo, la ley anticipada de voluntad anticipada del paciente y al decreto reglamentario de ambas leyes que hablan y desarrollan el concepto de  objeción de conciencia. Acá nuevamente frente a este tema el dilema en relación al orden jurídico porque la categoría  objeción de conciencia no es una concepción de cuña jurídica, es una categoría conceptual que proviene de la ética o bioética pero no del derecho. A nosotros los juristas nos suena raro apegados a que lo jurídico tiene que ser perfecto y si hay un mandato, un precepto jurídico legal o constitucional deba cumplirse imperativamente porque así lo indica el orden público, dentro de un estado de derecho,  empezar a ver que aparece en leyes  la posibilidad q argumentando razones de orden filosófico, religioso, moral, alguien diga yo me abstengo de cumplir con este mandato legal porque estoy amparado por una ley que me dice que puedo hacer objeción de conciencia. A los juristas nos rechina porque tenemos la concepción que ese mandato legal es abstracto y general tiene que ser cumplido por todas las personas y en principio no admitimos que haya alguien que pueda estar exonerado de cumplir con determinada ley porque tengan ciertas creencias religiosas o profese determinada ideología o tenga determinada concepción desde el punto de vista ético o moral. Sin embargo eso se nos mete en el derecho, aparecen normas de derecho y nosotros como juristas tenemos que ver que alcance tiene esta categoría conceptual de la objeción de conciencia desde el punto de vista jurídico. Y uds como licenciadas y licenciados en enfermería son llamados como de primera línea como protagonistas en lo que es una objeción de conciencia porque como no tenemos servicio militar obligatorio en general las objeciones de conciencia que consagran las leyes refieren a leyes que tienen que ver con cuestiones sexuales y reproductivas, cuestiones de género, cuestiones de inicio y finalidad de la vida, el aborto, y ahí sobre los que cae la legitimación para invocar la objeción de conciencia son justamente uds, quienes intervienen en esos procesos. Que alcance le damos desde el punto de vista jurídico a esta objeción de conciencia que se nos cuela, que viene de otras disciplinas que nos son jurídicas o de otras ciencias, nos importan desde el punto del derecho una categoría conceptual que tenemos que definirla. Que alcance tiene la  objeción de conciencia, porque no puede ser absoluta, no puede determinar que alguien diga yo tengo elementos de convicción moral que me impiden cumplir con este acto aunque la ley me lo mande, consecuentemente estoy exonerado porque la ley dice que estoy exonerado. Y si bien en una primera lectura desde la visión bioética y demás eso es absoluto, pero desde una visión jurídica es relativo.  Como juristas debemos pensar que cualquier exoneración de cumplir con una norma o mandato jurídico tiene que ser excepción de interpretación estricta y restrictiva. Es una situación excepcional que el legislador prevé y como excepcional estricta y restrictiva, hay que ponerle sus límites. Y los desarrollos doctrinarios que hay al respecto, porque tampoco hay leyes que lo digan, si hay un decreto que reglamenta la voluntad anticipada de las personas, define lo que es la objeción de conciencia, es el único instrumento de derecho positivo estatal que define, entonces la doctrina tiene que darle contenido a ese concepto una visión jurídica de lo que se trata de decir es que bueno es un derecho que está reconocido por ley. Porque tanto al ley de interrupción voluntaria del embarazo, como la ley de voluntad anticipada, que reconoce ese derecho de los trabajadores de la salud que tiene que cumplir con un mandato legal vinculado a estos aspectos que pueden ser considerados situaciones límite, desde el punto de vista de las convicciones morales, religiosas, filosóficas, que tienen los profesionales de la salud, entonces existe un derecho a ejercer esa objeción de conciencia. Naturalmente si no existiera ese derecho consagrado por ley al menos en nuestra visión, porque no creemos que este derecho sea un derecho natural del que todos dispongamos y que no precisemos una ley que nos lo diga, es un derecho de rango legal que requiere expresa recepción a través de una ley, tiene que haber una ley que diga tienen derecho a hacer objeción de conciencia. Lo otro es que tiene que haber un respeto de los límites que la doctrina en general clasifica de limites internos y externos, lo limites internos o conceptuales son aquellos que tienen que ver con la noción de objeción de conciencia, esta noción se vincula a aspectos de tipo moral, religioso, filosóficos. Los limites externos que están impuestos por los derechos de terceros que son aquellos que son titulares del derecho que genera el derecho a la objeción de conciencia, la mujer que tiene derecho a interrumpir el embarazo dentro de tantas semanas, el derecho a que no se le apliquen técnicas que hagan mayor su sufrimiento a lo largo de su vida, los derechos de esas personas que están reconocidas en esas leyes como derechos sustantivos y que motivaron estas leyes son la razón de ser.

Hay una serie de reglas que naturalmente deben acompañar la objeción de conciencia, reglas que ha establecido la doctrina universal en la materia que empieza por afirmar que es un derecho que se debe ejercer siempre en forma individual, no se admite una objeción de conciencia colectiva. Porque una objeción de conciencia colectiva denota un ánimo de incumplir una ley y constituye lo que se conoce como desobediencia civil a una ley, por lo cual como es un acto de conciencia la expresión de esa objeción de conciencia siempre tiene q ser singular e individual despojada de cualquier connotación colectiva previa ni posterior. Debe ser individual para que no se confunda con lo que es la desobediencia civil y el presentarse colectivamente es sinónimo de desobediencia civil, quieren cambiar la ley porque no estuvieron de acuerdo con ella, y entonces por esa vía la desbaratan , la hacen inaplicable porque las  objeciones de conciencia colectiva determinan que no se pueda prestar el servicio, determina que quieres organizan los sistemas de salud tengan que apelar a otros medios para poder cumplir con la ley, hacer convenios con otros prestadores, convenios de complementación, lograr que determinados profesionales en el interior que no son objetores de conciencia de determinada ley se radiquen en ese lugar para poder cumplir la ley en ese lugar, distorsiona, lo que no lograron a veces por la vía de la revocación, a través de un plebiscito, lo que fuera lo logran por la vía de esas  objeción de conciencia colectivas. Frente al derecho singular de la objeción de conciencia que es irrefutable. En segundo lugar tiene que estar (fundado, fugado, juzgado) hay una sentencia muy importante del tribunal de lo contencioso administrativo que fue el que se proclamó sobre la acción de nulidad respecto de unos cuantos artículos del decreto que reglamento la IVE, una de las ministra del tribunal aboga por el hecho de que uno de los agravios de los objetores era que se les obligaba a expresar si eran razones morales, religiosas, filosóficas, que determinaban la objeción, esta ministra del tribunal dice lo menos que se le puede pedir a alguien que se considera exonerado de cumplir con una ley es que exprese las razones por las que no la cumple, que lo exprese por escrito, con ciertas formalidades, para saber que está amparada por tales razones, religiosas, etc, pero si las razones por las que se coloca por fuera del mandato legal y lo incumple porque la ley lo permita incumplir.

Lo tercero es la notificación al prestador, para quien trabaja este profesional de la salud que hace objeción de conciencia, es imposible que el prestador deba presumir que como el profesional no cumple con determinado procedimiento lo hace porque es objetor de conciencia tiene  que haber alguna comunicación. Algunos sistemas jurídicos llevan registros de objetores y es un tema que está cuestionado por diversas razones, nuestro derecho no lo tiene, pero naturalmente si yo pido que se me notifique como prestador de salud del profesional que se niega a hacer determinado procedimiento es objetor de conciencia, llega un momento que voy a tener una serie de notificaciones que tiene que estar resguardadas por las leyes de protección de datos personales y demás pero hay un principio de registro porque lo tiene que haber porque además el que organiza el servicio de salud tiene que saber cuántos son los objetores dentro del servicio de salud para poder organizar dicho servicio de salud.

Y finalmente principios que tienen que ver con el alcance subjetivo que tiene el derecho a la objeción de conciencia, la inmediatez que tiene que tener la actuación del profesional con el procedimiento objetado para que pueda ser objeción de conciencia. No puede ser objetor de conciencia el funcionario administrativo que atienda a alguien que quiera hacerse una interrupción del embarazo, es el personal involucrado directamente, es por ejemplo quien prescribe el misoprostol, pero lo que pueda venir después por alguna complicación en la expulsión del feto y demás, ahí desaparece la objeción de conciencia porque hay una obligación asistencial. Entonces el principio de la inmediatez con el procedimiento respecto del cual se hace objeción de conciencia para acotar el ámbito subjetivo, para determinar estrictamente quienes pueden hacer objeción de conciencia.

Finalmente otro principio fundamental es la obligación del profesional de la salud de seguir actuando hasta que haya otro profesional que entienda del asunto, hasta que no haya otro profesional a cargo del paciente pese a su objeción de conciencia, tiene la obligación ética y jurídica de seguir atendiendo a ese paciente.

Dr. Alejandro Sobrera: "Yo quería consultar sobre el análisis causa raíz, si en el derecho comparado, dentro del equipo de análisis  ¿se integra con licenciados en enfermería o si es exclusivamente atinente a los médicos?"

Dr. Fernando Rovira: "Es un equipo multidisciplinario, en realidad convoca a todos aquellos especialistas en seguridad del paciente que se corresponden con las profesiones que están involucradas en ese suceso, y en lo que tiene que ver con salud hay licenciados en enfermería que se han especializado y forman parte de los equipos de las COSEPAS las comisiones de seguridad del paciente".

Prof. Mercedes Pérez: …"Aquí hay varias compañeras que están participando en las COSEPAS y además hay varias personas de la facultad que están integrando la Red de Seguridad del Paciente a nivel de OPS. Que también es una red que reúne a cada una de las redes de los países y se nuclea en las redes de OPS que es quien convoca y de alguna manera estimula a que sigan participando. Me parece muy bueno asociarlo a lo que estábamos hablando porque a veces se toman los temas como por separado y no se interrelacionan pero sí hay muchísima participación en eso, mucha formación al respecto y creo al menos mientras estuve en ASSE y lo que pasaba en las COSEPAs era que funcionaba muy bien todo lo que tenía que ver con enfermería y era quien arrastraba al resto del equipo"…

Pregunta del público: "Una consulta sobre el principio de inmediatez ¿involucra solamente al que hace el acto médico que indica o si podría ser expandida esta inmediatez al equipo que trata a la usuaria en esa situación? ¿Yo podría hacer objeción de conciencia de que me pongan en equipo que trabaja con usuarios en IVE?"

Dr. Fernando Rovira: "Esa consulta es el centro del debate de analizar al alcance subjetivo que tiene la objeción de conciencia, incluso en el caso de la dey de IVE, si uno hace una interpretación estricta, quien puede hacer objeción de conciencia es le ginecólogo que recibe la primer consulta y decide ponerlo en manos de otro profesional, no así del equipo asesor. El equipo multidisciplinario lo que tiene q hacer es asesorar a la mujer y ahí no pueden caber causas de conciencia para dar ese asesoramiento. Entonces después que actúa el equipo, y la mujer ratifica su voluntad de interrumpir el embarazo y ahí vuelve a ser tratada por gineceos que prescriben la medicación, recién ahí renace la cadena de objeción de conciencia. No puede ser objetor quien integra un equipo multidisciplinario porqué la función del equipo es el asesoramiento para que la mujer tenga ese periodo de reflexión que le permita ratificar la decisión de seguir adelante. Naturalmente para respeta al máximo esa decisión de interrumpir el embarazo hay que acotar al máximo ese personal que pueda hacer la objeción. Entonces hay que hacer un análisis muy exegético, muy letrista de la ley. Como toda exoneración de cumplir un mandato legal es estricta y restrictiva y en cuanto al alcance subjetivo se traduce en eso".

Lic. Virginia Oxley: "Relacionado en la reproducción asistida que podría pasar lo mismo, uno a veces podría asistir a la persona que se acerca al centro de salud con una necesidad de éstas. Yo pienso en ese tercero, en ese niño que nace y tiene derecho a saber quién es su padre,  ¿ud conoce a nivel mundial algo relacionado al tema? Yo puedo tener objeción de conciencia pero tengo que guiar al equipo que realiza ese procedimiento".

Dr. Fernando Rovira: "Yo tengo conocimiento a nivel nacional porque soy corredactor del decreto reglamentario de la ley de reproducción humana asistida. Tu estas planteando dos temas, la objeción de conciencia que puede plantear el profesional de la salud en esto de los procedimientos de alta o baja complejidad que implica reproducción humana asistida que es el derecho a no participar de esos procesos por razones religiosas o morales. Ese derecho puede existir con los límites que ya señale. Y acá viene una disociación que se expresa a través de los políticos que votan algunas leyes y no votan otras. Porque estos proceso de reproducción asistida la ley salió con aprobación mayoritaria en el parlamento, no hubo voces discordes como por ejemplo en el caso de interrupción del embarazo que hubo legisladores que no lo votaron, pero que pasa hay intereses individuales porque también legisladores necesitan acudir a estos procedimientos para poder ser padres, hay intereses económicos grandes, porque a pesar de que ahora tenemos una ley que permite q la de baja complejidad sea una prestación que dan los prestadores sin costo alguno, la de lata complejidad con financiación parte del FNR y atrás de esto están las clínicas privadas… hay otros intereses que hacen que la objeción de conciencia se difume desaparezca. El otro tema es el derecho de los niños nacidos por procedimiento de reproducción humana asistida a conocer de quien son hijos y la ley permite que el niño pueda saber quiénes son sus padres lo que establece a texto expreso que no se genera derechos sucesorios expiatorios, que desde el punto de vista civil no hay un parentesco. Pero no le prohíbe saber quiénes son sus adres o quienes fueron donantes en esa reproducción asistida".

Presentación de libro: "VOCES URUGUAYAS DESTACADAS EN ENFERMERIA"

 

EL FORO EN IMÁGENES:

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar